5.1 C
Curicó
InicioCrónicaDía Internacional de la Comida Chilena: Ecos de una celebración silenciosa.

Día Internacional de la Comida Chilena: Ecos de una celebración silenciosa.

La actividad desarrollada en Curicó sirvió también para analizar la idea de salvar “las picadas” dedicadas a la gastronomía criolla.

No muchos saben que el pasado 15 de abril se celebró el Día Nacional de la Cocina Chilena, fecha en que se rinde homenaje a los sabores, especies, colores y aromas de nuestra gastronomía tradicional. Y no solo un reconocimiento a los tradicionales platos humeantes o las frescas preparaciones enjundiosas, sino también a quienes silenciosamente están detrás del fogón, de la olla, con los cucharones en la mano.

Desde 2009 por decreto presidencial, cada 15 de abril se celebra el Día de la Cocina Chilena, acción encargada al Ministerio de Agricultura con el fin de reconocer la historia gastronómica del país. Desde esa fecha, distintos ministerios, gremios, empresas y organizaciones de la sociedad civil ligadas al mundo de la cultura, turismo y gastronomía realizan acciones enfocadas en visibilizar la diversidad cultural presente en el patrimonio culinario en Chile.

Trabajo mancomunado

La efeméride se adormeció durante los años anteriores a causa de la emergencia sanitaria del coronavirus y durante el fin de semana tendió a despertar para la región del Maule, gracia a la Fundación Callana que planteó se reactivara la celebración de esta fecha, lo que se tradujo en un par de actividades que fueron llevadas adelante con el apoyo del Gobierno Regional del Maule, una de ellas en la Feria Libre de Curicó.

La Fundación Cultural Callana, de reciente creación tiene como finalidad preservar, crear y difundir la cultura maulina y chilena desde sus diversas formas de expresión, incluyendo por cierto el patrimonio culinario y agroalimentario, según explicó uno de los creadores de esta entidad gastronómica, Rubén Tapia, cocinero maulino que planteó la necesidad de “despertar” esta celebración.

“Aquí debe haber un trabajo mancomunado de cultura, educación, turismo, los privados, y los organismos vinculados para generar esta pertenencia cultural de la cocina chilena tradicional, relevando sus cualidades, como lo sana, lo natural, que ocupa poca carne, mucha legumbre, es estacionaria, ocupa los productos de cada temporada, entonces es súper importante, rescatarla y preservarla”, dijo el presidente de la Fundación Callana, Rubén Tapia.

Primera vez

Reconoció el profesional de la cocina, que debiese haber sido una celebración en el país de mayor intensidad, pero a lo menos “logramos que esto se iniciara, que le estamos dando el valor que se merece, primera vez que se celebra en la región, y pretendemos que el próximo año ir con todo para una tremenda celebración, que sea una fiesta nacional, como lo es en Perú, en Francia, en que celebran una semana completa a su cocina”, añadió.

En la misma línea, durante la actividad, fue planteada la iniciativa de además de resaltar las cualidades de la cocina chilena, la de rescatar “las picadas”, locales y restaurantes dedicados a la gastronomía tradicional, y que por uno u otro motivo han ido desapareciendo, más aún tras ser golpeados en los años de la emergencia sanitaria, en que muchos de estos cerraron sus puertas, perdiendo la zona expendio de comidas criollas y nacionales.

Una buena idea

“Es una buena idea, porque parte importante del recetario tradicional chileno esta aun en las cocinerías, los clubes sociales, en las ‘picadas’, en los mercados, por lo es que valioso que puedan surgir instancias para este rescate, en el cual, insisto es importante que se involucren los distintos sectores, entre organismos con la expertiz necesaria y los que trabajen por la cultura de la zona y del país”, reiteró.

En tanto la Gobernadora Regional, Cristina Bravo conto “desde que la fundación Callana nos invita a participar y co financiar el Día de la Cocina chilena de inmediato dijimos que sí, y pedimos que fuera en provincias como la de Curicó y en un recinto como Feria Libre, para potenciar y reconocer a nuestras emprendedoras, a nuestros maestros y maestras de cocina que han traspasado su receta de generación en generación”.

Las picadas

Sobre el rescate de las “picadas” que siguen cultivando la cocina criolla y tradicional, la autoridad afirmó “que este es el puntapié inicial, es la instancia para mantenerlas, ya que cada vez, tenemos menos de ellas, porque han cerrado y nos vamos quedando sin esos lugares, que en un plato humeante y en una buena mesa, nos traen de vuelta los recuerdos de niños, de las comidas que nos preparaban nuestros padres, las abuelas, y eso no se puede perder”.

“Antes en cada ciudad teníamos lugares en los que se podía comer una buena pichanga, la cazuela de chancho con chuchoca, el charquicán y tanto otros platos, y hoy con suerte de estos locales quedan dos y tres, porque los demás se han ido perdiendo, y en todas partes eso está ocurriendo, por lo que desde el gobierno regional vamos a trabajar para que eso siga, para que las tradiciones no se pierdan”, aseguró Bravo.

Sobre esto último la Gobernadora señaló “que le vamos a pedir a los organismos de fomento, como INDAP, Sercotec, Fosis, Corfo, nos ayuden en esta idea y en esta tarea”, puntualizó la autoridad regional.

- Publicidad -
Mantente Informado
3,107FansMe gusta
Noticias Relacionadas