29.1 C
Curicó
InicioUncategorizedInmortales creadores de “monitos” de otra época

Inmortales creadores de “monitos” de otra época

Durante décadas, diarios y revistas nacionales -de los géneros comic book, Pin Up y sátira política-, tales como La Nación, Última Hora, Topaze, Barrabases, Estadio, Simbad, El Peneca, El Pingüino, Pobre Diablo, y muchas otras, fueron el telón sobre el cual aquellos creativos maulinos plasmaron sus tiras de viñetas y globitos. Sus nombres remiten a un universo heterogéneo de comic y revistas criollas, que hicieron más agradable la existencia de generaciones, cuando la televisión no existía o su señal era limitada. 

Alhué

Luis Sepúlveda Donoso -Alhué- nació en Talca en 1912. Su pasión por el dibujo afloró precozmente, ya que desde pequeño acostumbraba exhibir a su familia bocetos de tranvías, caballos y casas. En 1931 se fue a Santiago y comenzó a trabajar en revista Topaze -semanario fundado por Jorge Délano “Coke”- en Santiago, donde lo acogieron de inmediato, dadas sus dotes de dibujante y carácter amistoso. 

Admirador de Pablo Picasso y Marc Chagall, utilizó el seudónimo Alhué, y pudo vencer su visceral aversión a realizar sátira política hasta lograr afianzarse en la famosa revista junto a otro gran dibujante: Mario Torrealba, más conocido como Pekén. Dibujó afamadas tiras, portadas y personajes contemporáneos, destacando como caricaturista político, dibujante de revistas deportivas, cultivador del humor gráfico-picaresco y notable publicista. Asimismo, con René Ríos Boettiger -Pepo- realizó en 1936 una exposición de 50 cartones sobre la vida santiaguina y caricaturas de astros del cine de la época. También, revista Ecrán -fundada en 1930- lo tuvo como uno de sus dibujantes y en 1941 fue cofundador de la Alianza Dibujantes de Chile (ADICH), junto a Pepo, Leo, Vizcarra, Christie, Huelén, Mundo, Camino, Chao y muchos otros. Aquella célebre entidad aglutinó a todos los delineantes que colaboraban en diarios, semanarios, revistas y/o que ejercían una embrionaria publicidad, organizando en octubre de cada año una exposición.

Ese mismo año contrajo matrimonio, fruto del cual nacieron cuatro hijos. Cuando Walt Disney y su séquito visitó Chile a fines de septiembre de 1941, formó parte de quienes le acompañaron en sus actividades. Desde finales de 1948 participó en la revista humorístico-deportiva Pichanga, que se editó hasta comienzos de 1949. A finales de esa década, con la aparición del primer número de la revista picaresca Pobre Diablo creó la serie Desde mi Jardín y al personaje Bartolo, un hombre simpático que nació cansado y reclamando contra el trabajo. En 1955 fundó -junto a Pepo, Lugoze, Leo, Mario Igor, Abel Romero y otros- la Sociedad Historietas Ltda. con el propósito de difundir las ilustraciones nacionales en la prensa. 

También esbozó chistes y delineó numerosas sagas humorísticas para las páginas de revista El Pingüino, Can Can, Toribio el Náufrago; diarios El Mercurio y Última Hora. Sin embargo, su mayor aporte creativo fue Homobono, personaje sarcástico del cual Editorial Lord Cochrane publicó un libro en 1961 prologado por Antonio Romera, notable crítico y caricaturista español radicado en Chile, quien lo consideró admirador de Coke, pero con un estilo asociado a Bagaría y Pepo. Falleció en la década del sesenta.

Nato

Renato Andrade Alarcón nació el 10 de junio de 1921 en San Javier de Loncomilla, viviendo durante su niñez en Orilla del Maule, localidad que queda yendo de Bobadilla hacia Panimávida, donde trabajaba su padre. Hizo sus estudios primarios en escuelas rurales de esa zona, permaneciendo en el campo hasta los 12 años. 

En el colegio descubrió que era malo para el dibujo, puesto que lo único que había llegado a esbozar mejor eran mapas. Llegó a Santiago en 1934 cuando la revista infantil El Peneca era famosa y batía record de ventas con 300 mil ejemplares semanales. Tres años después, al hojear avisos en un diario, casualmente se sintió atraído por la publicidad del Instituto Pinochet Le Brun, que ofrecía la enseñanza de dibujo por correspondencia. Sin dudarlo se inscribió, recibiendo con tanto entusiasmo los prospectos de las 32 lecciones dictadas por el profesor Eduardo Pinochet Le Brun, que cuando iba en el número quince éste le pidió que le ayudara en la corrección de tareas. Y como en ese oficio de aprender a dibujar nada iguala ver a un dibujante profesional en acción, pronto se convirtió en un discípulo aventajado, por lo cual en corto tiempo lo tomaron como dibujante para la Sección Propaganda del diario La Hora, con una renta “increíble” de mil ciento cincuenta pesos mensuales por dibujar avisos. 

Entonces iba con un amigo al portal Fernández y se servían un completo y una cerveza cada uno, por un peso veinte. De esa forma, cuando Editorial Zig-Zag publicó el primer número de la revista semanal El Cabrito en octubre de 1941, ingresó a su staff de dibujantes creando una tira de tres cuadros llamada Pirulín que fue aceptada y por la que le pagaban veinte pesos semanales. Dicha publicación surgió como competencia interna de El Peneca, para entretener y enseñar, permitiendo una creación más dinámica y el surgimiento de nuevos dibujantes hasta 1949, año en que cerró. 

Asimismo, en 1945 empezó a trabajar en la revista Estadio (además de dibujar era diagramador), en la cual creó a su personaje más célebre: Cachupín, un deportista múltiple, que hizo reír a los aficionados durante décadas. Pero además -aparte de Peneca y sus Travesuras y Pocas Pecas– en ella hizo brotar los personajes más entrañables de la historieta deportiva chilena, entre ellos: Cucharita, Pirulín, Insolencio, Pocas Pecas, Fanatincha y Ponchito. Posteriormente trabajó como director de arte en la editorial de Guido Vallejos, que tenía como treinta revistas: El Pingüino, Viejo Verde, Cosquillas, la revista femenina Mi Vida, la fotonovela Cine Amor, la revista de actualidad Flash y muchas otras. 

Multifacético dibujante, amén de las publicaciones mencionadas, colaboró con las revistas Pobre Diablo, la revista de bolsillo Simbad, La Chiva y Ganso. Su monito Ponchito se publicó desde marzo de 1979 hasta 2002 en revista Nuestra Tierra, del Ministerio de Agricultura. Falleció el 12 de septiembre de 2006.

Judisán

Juan de Dios Sánchez nació el 15 de marzo de 1934 en Cauquenes, desde donde en 1946 se fue a Santiago para estudiar en el Liceo Murialdo. Más tarde ingresó a la Universidad de Chile a estudiar Escenografía y como en esos años -1948- en el país no existía un mercado en el cual volcar sus conocimientos, a los 15 años tuvo que realizar su práctica profesional en todos los grandes teatros de la época: Burlesque, Picaresque, Pigalle, Lido-Follies, Humoresque, Rococó, Bim Bam Bum, Sexy Boom y otros. Poco después conoció a Pepe Harold, dueño del teatro Burlesque, quien le pidió que cambiara su nombre por otro “más comercial”: Judisán, iniciales de su nombre. 

Tras numerosas peripecias y aventuras empresariales -en 1962, pleno Mundial de fútbol, implementó un Campeonato Nacional de Striptease-, participó como escenógrafo, autor e incluso actor cómico, actuando con Daniel Vilches -quien inició su trayectoria profesional en el mundo del circo como Tony Campanita- y otros grandes comediantes de la bohemia de los 50, 60 e inicios de los 70 del siglo pasado. 

Se le recuerda como ilustrador de las aventuras de Wanda, un Tarzán rubio antecesor de El Intocable; trabajó en El Peneca, en Residencial la Pichanga donde hizo algunas biografías ilustradas de futbolistas. También trabajó en revistas picarescas como Alta Tensión (1967 a 1969), NAT y a fines de los 60 en Zaz Pirulín. Dibujó portadas del Doctor Mortis y en 1974 junto al creador de ese personaje hizo un número especial llamado Humor del Dr. Mortis

Juan Francisco Jara 

Juan Francisco Jara Quiñones nació el 8 de octubre de 1942 en Cauquenes, mostrando desde niño interés por dibujar historietas. Por eso se trasladó a Santiago, donde asistió a cursos vespertinos que dictaba el Bellas Artes, especialmente el desnudo de la anatomía humana con modelos vivos. Fanático de El Peneca, Roy Rogers, Okey, etc., en 1964 ingresó a Zig-Zag gracias al dibujante Abel Romero, del que fue ayudante. Su primer trabajo fue la historieta Salvamento en la Antártica para revista Okey en 1965. Participó en la evolución de ese impreso y posteriormente empezó a trabajar en las numerosas revistas que iban saliendo, con las cuales se hizo un trabajo innovador en Chile, ya que antes solo había retocadores, pero muy poca historieta nacional. 

En revista Rocket realizó el Profesor Von Hagel en 1965, dibujando poco después en revista Robot. Asimismo, participó en revistas de la Editorial Zig-Zag como Mundos Fabulosos y Sueños Maravillosos. En revista Hazañas Históricas realizó la notable obra El fin de un Dictador que versó sobre la guerra de la Triple Alianza contra Paraguay. Además, hizo algunas historietas y portadas de El Intocable, convirtiéndose en el dibujante base de Jungla (delineó a Mawa, una mujer salvaje muy sensual para la época), dibujando para Far West y Guerrillero. Incursionó en Infinito, revista de ciencia-ficción nacional; portadas de Espía 13 y Agente Silencio, amén del unitario del oeste Un Hombre muy Duro para revista Mampato. En mayo de 2003 fue declarado Hijo Ilustre de Cauquenes.

Santiago Peñailillo 

Santiago Peñailillo nació en Cauquenes el 19 de julio de 1944, donde realizó sus estudios primarios y secundarios. Después se fue a la Escuela Normal de Chillán, egresando como Profesor Primario y ejerciendo durante 3 años. En 1967 casó con Carmen Lechuga González, originaria de San Javier, con quien tuvo dos hijos: Carmen Pilar y Gustavo Adolfo.

A inicios de 1969 publicó una aventura espacial de tres viñetas en diario La Discusión de Chillán, su primera historieta (con el clásico “continuará”). A mediados de ese año se fue a Santiago donde trabajó como docente durante las mañanas y por las tardes estudiaba en la Facultad de Bellas Artes, hasta que comenzó a trabajar en Zig-Zag donde le presentaron a Mario Igor, quien le dio su visto bueno como caricaturista y le consiguió el primer guión de Mortis: Los simios del Doctor Mortis; aunque la primera historieta que hizo fueron 12 página de El Zorro, que encontró más fácil de dibujar. 

Con la llegada de la Unidad Popular en 1970 terminó Zig-Zag y nació Quimantú. Entonces, los jerarcas de los partidos políticos de esa época lo marginaron de esa editorial, aun cuando había sido seleccionado por los más de 20 dibujantes que trabajaban en la empresa: junto a Abel Romero, Mario Igor, Juan Francisco Jara, Manuel Cárdenas, Máximo Carvajal y otros. Su amistad con Juan Marino -quien a veces usaba el nombre de su esposa Eva Martinic- le permitió trabajar juntos un tiempo, prosiguiendo con sus dibujos en revista Infinito, donde dibujó la serie Eos Errante

Asimismo, en Dimensión Cero hizo varias historias -como Aventura Espacial y Extraña Aventura-, trabajando en los inicios de la revista Mampato con Eduardo Armstrong, y cuando éste murió continuó haciéndolo con Isabel allende, Vittorio di Girólamo, Lukas y luego Cecilia Eyzaguirre. En 1974, cuando Quimantú pasó a denominarse Editorial Gabriela Mistral, participó en la creación de las revistas El Intocable, Far West y El Manque (un bandolero justiciero de fines del siglo XIX), trabajando paralelamente en diario La Tercera. Tras incursionar brevemente en diario La Cuarta -fue el creador del primer logo-, en mayo de 2004 editó el primer número de la revista de terror Makabro.  

- Publicidad -
Mantente Informado
3,107FansMe gusta
- Publicidad - - Publicidad -
Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here