17.1 C
Curicó
InicioUncategorizedMarzo y la Pandemia

Marzo y la Pandemia

La situación epidemiológica de nuestro país es muy compleja, primero porque estamos bajo un aumento sostenido de casos nuevos (incidencia) ya hace un tiempo, y esto implica un crecimiento, no sólo de los casos en sí, sino en la ocupación de la red hospitalaria que no es ilimitada, así como también en el factor reproductivo (Re) que es un número exponencial. Además, sumado a que existe una fatiga pandémica, hace que el panorama sea complicado y difícil de abordar desde un solo foco, sin mencionar todos los “efectos secundarios” en los determinantes sociales de la salud como lo son el factor económico, conductual y psicosocial.

El escenario se pudo prevenir. La flexibilización del plan Paso a Paso jugó un rol importante en este aumento de casos. 

Si bien, nuestro país se ha destacado positivamente en tener la vacuna disponible para su población y estar a la cabeza en la velocidad de la vacunación a nivel mundial, aún no debemos bajar los brazos y relajarnos en las medidas de protección con el fin de disminuir al máximo la probabilidad de contagiarnos. 

Hasta que no lleguemos, al menos, a un 80% de la población vacunada, no alcanzaremos la inmunidad colectiva o de rebaño, que es lo que nos protegerá y aproximará a una posible vuelta a la “normalidad”. Pero esto no es inmediato, para llegar a estas cifras falta camino que recorrer, y debemos esperar a que el calendario de vacunación siga su trayectoria. Mientras ocurre esto, tenemos que mantener las medidas básicas de protección: el lavado adecuado de manos de manera frecuente, el uso correcto de la mascarilla y el distanciamiento físico, además de respetar la normativa del plan Paso a Paso. 

Respecto a las autoridades, se tiene que mejorar la estrategia de testeo, trazabilidad y aislamiento en todo el territorio nacional, así como también generar una campaña transversal de una mejor comunicación de riesgos. Se deben mejorar y ampliar los apoyos económicos, sobre todo a las familias más vulnerables, con el objetivo de que se puedan cumplir las normas impuestas por la autoridad sanitaria de manera efectiva. Asimismo, hay que robustecer aún más el plan Paso a Paso, restringiendo la movilidad de las personas, aumentando la fiscalización, eliminando la apertura de espacios que no son críticos y el permiso de vacaciones, pero también buscando alternativas en actividades poco riesgosas y que ayuden a fortalecer nuestra salud mental.

Todos estos elementos, que si bien traerán importantes “efectos secundarios”, benefician la protección de la salud en las personas. Es así que debemos buscar estrategias de políticas públicas que sean capaces de apoyar a las familias con mayor vulnerabilidad y así lograr la disminución de los casos. No debemos olvidar que estamos en una situación de pandemia, y que el aumento de estos casos y la saturación de la red de salud, implica lamentablemente un aumento en el número de personas fallecidas. Ya estamos en cerca de las 30.000 y no queremos que este número siga aumentando. Debemos cuidarnos por nosotros, por nuestras familias y seres queridos.

- Publicidad -
Mantente Informado
3,107FansMe gusta
- Publicidad - - Publicidad -
Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here