17.1 C
Curicó
InicioUncategorized¿Qué hay detrás de la alerta amarilla decretada para el complejo volcánico...

¿Qué hay detrás de la alerta amarilla decretada para el complejo volcánico de Laguna del Maule?

Esta semana el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) estimó que volvió el peligro de “erupción probable”, en particular, luego de dos sismos de magnitud 3.3 (ML) registrados el 15 y 16 de febrero atribuidos al fracturamiento de rocas, donde el último de ellos causó un total de 25 réplicas

“No hay elementos todavía que indiquen que pueda existir alguna manifestación superficial mayor en el complejo volcánico, y junto con esto, nuestros profesionales de la Dirección de Geología  están monitoreando Laguna del Maule en terreno y vía remota” (Alfonso Domeyko, director nacional de Sernageomin)

“Tenemos evidencia para pensar que está ocurriendo una inyección de material de magma que es lo que sale después a la superficie como lava o ceniza” (Álvaro Amigo, jefe de la red nacional de vigilancia volcánica de Sernageomin)

“El complejo volcánico de Laguna del Maule en 25 mil años no ha manifestado ninguna erupción, como en Nevados de Chillán, donde cada cierto tiempo se ve una columna eruptiva. Y si así lo hubiera, están los planes de evacuación” (Carlos Bernales, director regional Onemi)

“Erupción probable” es la calificación técnica que llevó al Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) a emitir un  Reporte de Actividad Volcánica (RAV) para el complejo volcánico de Laguna del Maule, en particular, luego de dos sismos que se registraron los días lunes 15 y martes 16 de febrero, ambos asociados al fracturamiento de rocas. 

El primero ocurrió a las 23.45 horas del lunes 15, cuya magnitud fue de 3,3 de magnitud local (ML) y a dos kilómetros de profundidad. Un dato relevante es que, en horas previas, se registró un “disparo sísmico” en la misma zona con 35 eventos, el más relevante, de magnitud 2,8 (ML), dando paso a que se contabilizaran 15 réplicas menores. 

El segundo sismo ocurrió al día siguiente, esto es, el martes 16 de febrero, también de magnitud 3,3 (ML) y que dio paso a 25 réplicas menores. Los dos sismos fueron inusuales, ya que los últimos registros fueron de junio de 2020, cuando se detectó un “enjambre sísmico” que fue perceptible únicamente en forma instrumental. 

Dióxido de Carbono

De acuerdo a Sernageomin, el complejo volcánico Laguna del Maule ha presentado variaciones de su actividad en el transcurso de los últimos meses. Sísmicamente se ha observado que los eventos de tipo volcano-tectónicos han sido persistentes en el tiempo y han aumentado en energía con el paso del tiempo. 

La sismicidad se sigue localizando cercana a la zona donde se han detectado anomalías de emisión difusa de dióxido de carbono (CO2). A la vez, en a la deformación calculada con la red instrumental, Sernageomin reveló que dicho fenómeno continúa con tasas consideradas mayores a promedios máximos.

El complejo volcánico Laguna del Maule está ubicado en la región limítrofe con Argentina. Según datos de Sernageomin, cubre alrededor de 500 kilómetros cuadrados y está formado por conos, volcanes de escudo, domos y flujos de lava. Estudios geológicos han identificado al menos 130 centros eruptivos individuales, de los cuales han sido emanados más de 170 kilómetros cúbicos de material. 

Mapa de peligro

Al respecto, Alfonso Domeyko, director nacional de Sernageomin, señaló que “no hay elementos todavía que indiquen que pueda existir alguna manifestación superficial mayor en el complejo volcánico, y junto con esto, nuestros profesionales de la Dirección de Geología  están monitoreando Laguna del Maule en terreno y vía remota”.

Agregó que “los equipos de profesionales de nuestra institución irán a terreno para visitar la zona y revisar el instrumental de monitoreo, junto con una campaña en terreno que se realizará para obtener nuevas mediciones e instalar nuevo instrumental”. 

“Además, recientemente nuestra institución publicó el mapa de peligros de Laguna del Maule, por lo tanto, existe una perfecta zonificación de las posibles áreas de afectación ante un evento de magnitud. Gracias a este tipo de seguimiento en línea, los profesionales de Sernageomin logran reportar oportunamente a las autoridades y a la ciudadanía sobre cualquier situación extraordinaria”, concluyó Domeyko.

Alerta técnica

El reporte de Sernageomin fue informado a la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), institución que mantenía la zona bajo “alerta verde” desde el año pasado. 

Los nuevos datos fueron interpretados por Onemi de la siguiente forma: “El sistema volcánico está por encima de su umbral base y el proceso es inestable, pudiendo evolucionar aumentando o disminuyendo esos niveles, por ende, una erupción probable se podría desarrollar en un periodo de semanas o meses”.

En consideración a estos antecedentes, la Intendencia del Maule en coordinación con Onemi declaró alerta amarilla para la comuna de San Clemente. Ello dio lugar a aplicar preventivamente una restricción de 2.000 metros en torno al sector despoblado que fue afectado por desgasificación pasiva de CO2, ubicado al suroeste de la Laguna del Maule. 

A la vez, Sernageomin seguirá con la vigilancia permanente del complejo volcánico y Onemi Maule continuará con las coordinaciones con el sistema de protección civil. Tras esta declaración de alerta amarilla, el complejo volcánico de Laguna del Maule comparte esta misma calidad con los volcanes Hudson, Villarrica y Nevados de Chillán.

¿Qué está pasando?

Al respecto, Álvaro Amigo, doctor en vulcanología y jefe de la red nacional de vigilancia volcánica de Sernageomin, explicó que cuando se supera la condición de alerta verde y se pasa a amarillo, como estuvo Laguna del Maule, el panorama “es de tensión”.

“Este volcán lo monitoreamos hace más de diez años, conocemos su comportamiento y ahora hay situaciones que se están escapando a la normalidad. Esencialmente esa es la razón por la cual se produce el cambio de alerta técnica. Ahora, cuando la erupción es probable y vemos que podría ocurrir un evento en plazos cercanos de días o semanas, iríamos a alerta naranja. Y la roja es cuando está ocurriendo”, agregó.

El experto destacó, entonces, que la “alerta amarilla quiere decir que el volcán está comportándose de una manera diferente, con mayor actividad, en este caso, sísmica. Ahora, no sabemos lo que va a ocurrir, es decir, si va a seguir escalando y terminará en una erupción; o bien si va a decaer y volver a su nivel base habitual. Eso es materia de evaluación diaria”.

Cámara magmática

Consultado por lo que podría ocurrir con Laguna del Maule, a la luz de la experiencia y el conocimiento acumulados sobre este complejo volcánico, Álvaro Amigo subrayó que “los volcanes son imprevisibles, ese es el problema. Uno los puede agrupar, pero hay mucha diversidad de fenómenos que ocurren”.

“En el caso de Laguna del Maule no es la primera vez que subimos la alerta técnica de verde a amarilla. En estos diez años de observación, si uno tuviera que proyectar, lo que uno esperaría a futuro es que esto base a verde, pero eso es materia de evaluación diaria”, indicó.

Respecto a qué está pasando bajo la tierra, propiamente tal, el experto sostuvo que “tenemos evidencia para pensar que está ocurriendo una inyección de material de magma que es lo que sale después a la superficie como lava o ceniza”.

“Es roca caliente o fundida, con gases y cosas así, se están inyectando a unos cuatro o cinco kilómetros de profundidad. Eso es lo que llamamos una intrusión de magma. Es como una gota de algo fundido llegue desde zonas mucho más profundas de la tierra y se acumula. Es como la famosa cámara magmática que es lo que uno se imagina que está debajo de los volcanes”, indicó.

Pregunta clave

Álvaro Amigo subrayó que no es primera vez que ocurre este fenómeno, porque existen registros de los años 2005 y 2010. “Ahora, la pregunta que nos hacemos todos los días es si este material va a subir a la superficie. Porque a estos cuatro kilómetros, que es donde se estancan, estos materiales pueden subir relativamente rápido”, indicó.

Para ello, recordó que en el volcán Calbuco, en la erupción del año 2015, este material fundido “subió en cuestión de horas. El camino que tiene este material para subir es rápido. Y esa es la clave de la vigilancia que vamos a seguir haciendo”. 

“Por ahora, no vemos sismisidad que se asocie al movimiento de este cuerpo. Si empezamos a ver estos eventos, como sismos de largo periodo, nosotros haríamos una evaluación e iríamos a alerta naranja. Por ahora, lo que estamos viendo son sismos por fracturamiento de roca. Es decir, que algo se está moviendo y haciendo presión en el entorno que se va resquebrajando. Eso es lo que está ocurriendo en la Laguna”, indicó.

Emisión de gases

¿Qué ocurre por ahora en el entorno? Álvaro Amigo sostuvo que “hemos observado que en la zona sur de la Laguna, cerca del sector de Las Nieblas, una zona deshabitada, donde no pasan caminos y solo algunos arrieros con animales. Allí ha surgido agua fría con emisión de gas, esto es, dióxido de carbono, que no es tóxico”.

“Pero este gas desplaza al oxígeno y, por lo tanto, uno se puede asfixiar. Ha ocurrido en otras partes del mundo. Este gas no tiene olor y no se ve. Eventualmente puede ser peligroso. Esto explica que en nuestro informe destacamos un mapa con un radio de dos kilómetros de zona de potencial impacto en torno a donde sale el gas. Pero esto ocurre en una zona donde no hay caminos o infraestructura”, añadió.

Advirtió que “sería muy distinto si tuviéramos estos gases anómalos en las cercanías del complejo fronterizo. Es remota la posibilidad que exista un riesgo. Ahora, en torno a estas lagunillas, se hicieron mediciones y se documentó la presencia de animales muertos, como pajaritos o lagartijas. Y en las próximas semanas queremos viajar de nuevo a la zona para hacer un seguimiento”.

Ceniza hacia Argentina

En todo caso, Álvaro Amigo fue enfático en señalar que “Laguna del Maule es un volcán que cuando salga va a generar una erupción grande. Que sea un súper volcán al nivel de Yellowstone no. Tenemos otros en Chile que son de esa naturaleza. Laguna del Maule ha llamado la atención por otras particularidades”.

“Si hace erupción va a ser grande. Va a emitir mucha ceniza. Va a afectar fuertemente a Argentina, a las provincias de Mendoza y Neuquén, por efectos del viento. A menos que nos toque un viento puelche, solo en ese caso, caería ceniza en ciudades como San Clemente, Talca o Linares. Pero lo más probable es que la ceniza se vaya a Argentina”, agregó.

Respecto al comportamiento del río Maule en caso de una erupción, el vulcanólogo afirmó que “puede caerle mucha ceniza a la Laguna y pueden haber crecidas, con algún impacto en la agricultura. Quizás algún desborde, pero donde el río va muy encajonado, en La Mina o Cipreses. Va a depender mucho de cuánto material caiga en la Laguna”.

¿Cómo nos preparamos?

Carlos Bernales, director regional de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi), sostuvo que “nosotros como protección civil tenemos que seguir las recomendaciones de Sernageomin. Por ello se decretó alerta técnica amarilla para la comuna de San Clemente”. 

“Esto quiere decir que aumentamos el monitoreo, porque Sernageomin lo mide en forma instrumental. Y nosotros alertamos al sistema de protección civil. Hace diez años que tenemos un plan de emergencia volcánico respecto a Laguna del Maule, donde hemos trabajado con los asentamientos, colegios y juntas de vecinos rurales y urbanos, en San Clemente”, subrayó.

La autoridad advirtió que “hay que llamar a la tranquilidad, porque no es primera vez que el complejo volcánico de Laguna del Maule está en alerta amarilla. Es más. Es bueno que los volcanes activos del Maule, que son ocho, se manifiesten porque liberan energía, porque está activos, con fracturamiento de rocas a dos kilómetros de profundidad”.

25 mil años atrás

En una mirada con perspectiva, Carlos Bernales fue enfático en señalar que “el complejo volcánico de Laguna del Maule en 25 mil años no ha manifestado ninguna erupción, como en Nevados de Chillán, donde cada cierto tiempo se ve una columna eruptiva. Y si así lo hubiera, están los planes de evacuación”.

“Y el asentamiento poblado más cercano -excluyendo a la Aduana del paso internacional Pehuenche- es el Médano que está a 30 kilómetros en línea recta. Es decir, está fuera de la zona de exclusión. Por ello, queremos dar tranquilidad a la población. Así como el Planchón y Peteroa estuvo meses con alerta amarilla y después bajó a verde, Laguna del Maule ha estado en amarillo y después baja a verde”, indicó.

Subrayó que la comunidad cercana al complejo ha estado siempre muy preocupada por lo que ocurre en Laguna del Maule. “Co el alcalde, desde hace años que estamos trabajando, efectuando recorridos, explicando lo que es el complejo. No es un mega volcán, no es comparable con Yellowstone. Es grande y está activo que se manifiesta con estos fracturamietos de rocas”, precisó.

- Publicidad -
Mantente Informado
3,107FansMe gusta
- Publicidad - - Publicidad -
Noticias Relacionadas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here